Intro-versión (Poesía)

Fragmento de Revelación de María plaquette de Daniel Rojas Pachas [Ediciones Cinosargo]

9-8-2010_13.8.55_1.jpg


[ Revelación de María o…

yo conozco el desamparo de aquel que conduce a las musas ]


En aquellos días los hombres buscarán la muerte y no la hallarán;

y ansiarán morir, y la muerte huirá de ellos

(Apocalipsis 9:6)


25. Soñé que Arquíloco atravesaba un desierto de

huesos humanos. Se daba ánimos a sí mismo:

«Vamos, Arquíloco, no desfallezcas, adelante, adelante.»

(Roberto Bolaño – Un paseo por la literatura)


The hairs on your arm will stand up. At the terror in each sip and in each sup. For you partake of that last offered cup, Or disappear into the potter's ground. When the man comes around.

(Johnny Cash - When the man comes around)




(...)



-Está en nuestra sangre perder María – dijo Juan con inusitada cólera y tenía razón… Al menos le creí. Buscar fortaleza en ese momento era otra derrota premeditada… un niño como Juan no entendía verdades… sólo asumía con inocencia lo que le rodeaba. No avanzar, abrazando la intuición de los mudos era la nueva promesa y en ella se dejó hundir besando a cada muerto, saludando la crisis de nuestra era en las manos y torsos acorralando su respiración. Y le creí –pues el fracaso era nuestra consigna - El amuleto que daba molde a la orfandad que nos corroe –Suéltame fue lo último que sus ojos pronunciaron y en la escritura lo vi partir como una balsa hecha de cadáveres. Su cabeza envuelta en un saco, mi hermano pequeño, la silueta viva del perdón, sustrajo mi palabra de aquellos derroteros en busca de un hogar… aunque no supiese que es tal.


-Hija… puedes… puedes o no… puedes trazar los caminos de regreso, puedes con un dilatado adiós… dime puedes… – Escuche de boca de una anciana ciega que se despedía con una mueca de burla… Y con los huesos de Juan a cuestas como la única seña de un pasado y raíz, comencé el peregrinaje por rutas insondables.


…Y vi a los grandes profetas del último tiempo vender sus vidas por un texto que les significara mil más. Los vi cruzar fronteras condenadas y congregarse en las catedrales de todas las ciudades del mundo… buscaban mujeres que entendieran su sacrificio, que secaran sus lágrimas estando dispuestas a otra ronda. Los vi atorarse de pastillas para cuidar la noche, traficar momentos y moverse en busca de un depósito, lo suficiente oscuro, para leer como una manada extinta las líneas finales de su pueblo… y los acompañaban las sacerdotisas, bellas y jóvenes entregando sus cuerpos salvajes por un verso y todos andaban con sus libritos de oraciones bajo el brazo repitiendo entre murmullos el mismo juego… palabras llenas de tierna cólera, oníricas aves y viajeros trasnochados con nuevas viejas maneras de quebrar la piedra del molino.


Y en el transito como todos, conocí el desamor en manos ilusorias. Cansada detuve mis pies, puse un alto a la música y apreté las vendas con tal de anestesiar las multitudes ebrias y los caballos de antiguas estaciones.


Mi tiempo fue entregado a un macho anciano preñado de talento… fértil en gritos y comilonas. Jugamos con los vagabundos del parque, iluminamos nuestra rutina con la locura del que observa la bruma dibujando el futuro y retozamos en plazas y clínicas devorando nuestra sangre.


Consagrada a su evangelio de violencia… lloré sus triunfos y en los cementerios en que hoy reposan nuestros hijos, abracé con demencia su amor por el odio…


Mastique con las manos aquella ansiedad de días… el gusto por tener entre tus labios el vacío insospechado y con ira dijiste cada mañana al despertarme a golpes -Debo martillar María sino desespero, debo martillar María… la imagen borrosa de mis flacas piernas en la habitación formaban un crucifijo… esa tarde oscura era el origen de lo insalubre, el odioso beso de hasta pronto… Abrir el aire espeso, cortar la duda… hendir, coger… gritar de nuevo, soñar con un muladar y hendir y coger y coger y morir… en la copiosa negra pileta llena de barro -y la sal continuaba aterida al recuerdo… la muerte entre tus piernas, suave, fibrosa como un revoltijo de horas… como una araña enrolla a su presa en una lejana tarde, hoy tan sólo Pablo… una piedra en la memoria. Empezamos / emulando algunos juegos que iniciaron la búsqueda de interiores menos maltrechos… sondeados por la culpa de los mártires y esa familiaridad en el borde de nuestro olor y el perfil humedecido… ese perfil dices María… ese perfil digo Pablo… chisporroteando un apellido y la fraternidad del útero común.


Harta del mito de las musas, hambrienta de asfixia y con las muñecas rotas, di libertad a la garganta pálida de promesas y miré mi propia vida como el texto que nunca pensé leer… nos vi saciados y aburridos en la cama… Sin pensarlo, a la manera de los saqueadores tomé los restos de Juan -entonces olvidados a la fuerza en una esquina del fundo y partí en busca de aquellas tardes adolescentes en el cariño cicatrizante de otras muchachas que compartían el vicio de los hombres.


Su silencio me hizo cuestionar la noción pura de belleza e invierno e hice un voto de castidad. Sentados al pie de un extraño diseño empresarial… cobijados por el falso fuego, vi el alma herida de la especie… violación y enfermedad tranzada en las esquinas. Vi las salas de cine y los teatros convertidos en prostíbulos, luego templos protestantes y una vez más salas de espectáculos. Vi a los que se decían poetas hacer malabares en el senado para congraciarse y a los congresistas huir con delusión por las anchas alamedas rumbo a sus casas de campo. Vi las playas y caminos sin asfalto ser clausurados por reformas que nunca empezaron. Vi las salas de clases como el purgatorio de los maestros y vi maestros jugar a la ruleta rusa durante los recreos.


Vi turbas imponer su fe… el miedo a la fe, el odio a la fe, la fe en el sexo, la fe en la radio, la fe en internet y a las modelos desnudas con fe en su belleza… La fe compraba consciencias, la fe vendía indultos… la fe en el otro estuvo de moda y el odio al otro fue un éxito… y vi al otro odiarse por como la buena fe los ha tratado… y me odie, y quise hablar contigo a solas… Me encerré en muchos baños a dormir, tome duchas interminables y busqué sentir el frío sudor de tu mano cuando sorteabas silbando los obstáculos en el camino y sólo pude Juan, imaginar el bolso con tus restos reposando en un armario sin atreverme a abrirlo.


Lloré viendo titulares en todos los idiomas y traté de cumplir algunos de los que fuesen nuestros sueños… y vi la caída de mercados, muros, bombas y dictadores.


Reí comprando víveres y siempre tuve en la mesa un plato hondo de sopa para ti. Y tuve amigos que encontraron eso extraño, otros rieron conmigo, algunos fueron más que amigos y luego nada… pero siempre el plato de sopa estuvo ilusoriamente esperando.


Y vi otras fantasías menos sanas recorrer las calles, vi plomo como el suelo en que transitaban familias, vi plagas de laboratorio y sombras como un esténcil de grasa en las ruinas de Dios, y vi a Dios un par de veces haciendo dedo rumbo a Villa Viciosa…



(...)




Edificaciones Trashumantes de Oscar Saldívar o una bitácora de la extinción.

Edificaciones Trashumantes de Oscar Saldívar o una bitácora de la extinción.


Autor: Daniel Rojas Pachas.


El poemario “Edificaciones Trashumantes” (Cascahuesos 2007) de Oscar Saldívar Bolívar, joven autor Arequipeño, entrega a lo largo de sus versos un mensaje que prioriza el sentido de finitud, desarraigo y precariedad existencial.


El texto por entero, desde el título hasta el último escrito exalta lo fugaz de la realidad.


“El universo inasible/ Llamando desesperadamente a los muertos”


Si atendemos a la mera denotación hay que señalar que por Edificaciones hablamos de sistemas, diseños y constructos que poseen en esta ocasión, una calidad especial, la de trashumar o sea ir de paso como aquel pastoreo móvil al cual alude el término en primera instancia. Sin duda la noción de trashumar se ha ampliado con el uso y hoy prevalece la condición de viajero, nómade y errante, misma que se complementa con el subtítulo que Saldívar agrega al poemario: “itinerario de las impermanencias” Hablamos entonces de un plan o bitácora de desaparición.


Premisa que sin duda traza las rutas de lo material y abstracto referido por la voz, condición que se repite sin exceptuar, en el modo que aborda lo inerte, virtual y orgánico.


“Sólo desaparecer / Abandonar la estación de los años / Como el agua de las nubes”

(…)


“El escenario incesante de las pasiones y las cenizas”

(..)


“Después de la batalla digital / Y los campos de cenizas / Escapamos en nubes oscuras / Como una dulce estampida”


Las citas demuestran como el mundo a la luz de los versos de Saldívar tiende a su agotamiento, se consume a sí mismo, estamos ante dimensiones fungibles del universo, impresiones desechables de las cuales, tan solo el espíritu desasido y transitorio prevalece. Esta condición tan particular se revela en un primer momento en el tratamiento que el autor da a los objetos a través de sus hablantes. El poemario usa las siguientes frases “balsa que agoniza” o “isla que se hunde”


Relevante resulta en ese sentido atender a los semas que cada texto esgrime y como ellos van vinculando transversalmente las nociones de honda precariedad y agonía ya sea en lo cósmico como en lo humano.


“Esta vestimenta / Son parches que he cocido / Para esconder tanta precariedad y hondura”


Se alude al cuerpo como un saco raido y golpeado cuyo interior soporta todo el paso del tiempo.


“Ya no quiero descansar / Ni en el patio ni en el parque ni en el sueño / Porque yo sé que ineludiblemente no podré sostenerme”.


Ese envase que somos recoge todo el dolor, aglutina toda la amargura y la presión que reposa va tomando forma producto de la condición inevitable de ser para la finitud.


Esta osamenta / Pagana e insepulta / Es una fábula


Por ello no sorprende un verso como el anterior, Saldívar al hablar de los huesos, lo más material de nuestra anatomía, los restos que nos suceden y que muchas veces han servido en la historia humana para dar un testimonio del dolor o el destino del individuo como diría el poeta Iquiqueño Oscar Hahn en su poema Hueso “Todos lo huesos hablan / penan acusan alzan torres contra el olvido trincheras de blancura que brillan en la noche / El hueso es un héroe de la resistencia”, lo hace en un sentido adverso.


En el texto que inaugura el libro del arequipeño el hueso posee el carácter de fábula, lo cual ratifica la idea de edificación, de arquitectura orgánica pero envuelta en una amalgama ineludible con aquel sentir de irrealidad, de ficción, pasajes inventados y por ende quiméricos.


“En definitiva / Aquello que me sustenta / Es una vaciedad / Que me subleva / Alcanza las alturas del tedio”


Podemos agregar que las palabras toman su camino marcadas por un férreo sentido de insustancialidad. Son partes que se ensamblan como un sistema constituido en el abismo de su propia derrota y fantasmagoría.


Esa nada que todo aglutina y devora, cada pieza condenada al derrumbe y caída.


“En la intemperie / Se alzan edificaciones trashumantes / Nubes de tierra / Como los mares destruidos de una pretérita angustia / Indeseable monólogo / Que invade de infortunios / Los lugares donde estuve / Como un despojo en los acantilados”


En definitiva estamos ante un constructo fantasmático que en términos de Pedro Lastra podemos definir como: voyerismo y fascinación por las cosas vistas como desprendidas de su anclaje en lo real: La imagen tiene el mismo rango ontológico que la realidad, la que puesta así en crisis se revela en su carácter fantasmático. Lastra concluye: Me parece que la noción de fantasma y la relación con la fantasía y lo fantástico están en la base de construcciones poéticas que cristalizan instantes, fugacidades de la percepción.


Esta apreciación podemos asociarla a todos los niveles y dimensiones de lo existente y conceptualizado por el ideario humano. Por ello vale la pena destacar que toda acción contraria o desafiante que los organismos asuman ante la mirada traslaticia que impera, sólo conduce a un resultado. Empozar el tiempo y espacio.


“E sta resistencia / Multiplica el desencanto


Verso gravitante a la hora de pensar la poética de Edificaciones Trashumantes pues tal frase mesura y sintetiza el movimiento de aquel “Ejercicio ordinario de vivir” coloca la situación en contexto y expone el devenir como un montaje, una escenografía de la derrota pensada para sustentar el fracaso.


“Un vaso con agua / Las pastillas vacías / Las cartas no escritas / Las luces inútiles/ Esta fatiga / Siempre unánime e inconsolable”


Lo interesante de todo sin embargo es el tratamiento imparcial y objetivo que Saldívar logra en el texto pues su visión es ajena a lo moralizante y determinista, no busca juzgar o presentar una mirada caústica de la vida, todo lo contrario, en términos amplios la posición de su o sus hablantes es la de un observador que se sobrepone consciente a esta situación. Esto lo podemos evaluar en algo sencillo, el extenso uso de pronombres demostrativos; por ejemplo la voz suele sugerir por medio de los múltiples “esta” o “esa” (Esta resistencia / Esta osamenta o Esta vestidura ) o (Ese naufragio / Esa perseverancia / Éste Ése Aquel) Una suerte de distancia imparcial o alienación de la sentimentalidad básica que puede existir hacia el objeto o situación poetizada, lo cual promueve una seguridad frente al desencanto, un pleno dominio y afirmación de esa condición intrínseca de ser un diseño y conciencia que se sabe finita y perentoria, que conoce los límites de su posibilidad como realidad y los términos inciertos pero plausibles bajo los cuales está llamada a poner término a su estructura física, mental y emocional. Realidad viajera y cambiante pero caduca al fin y al cabo


“Mi cuerpo es una huella / Circunstancia precaria / Una constelación de algas /Transfiguraciones extenuadas”

(…)


“Estar tanteando donde caerse muerto”


Otro elemento clave como consecuencia de esta realidad transitoria es el reconocimiento textual del desquiciamiento, de la experiencia límite como diría Kristeva. “ De esta dialéctica se desprende según la autora franco- búlgara , un sujeto polimórfico que se revela en las grietas del lenguaje, en esas fisuras que lo semiótico abre sobre lo simbólico. Kristeva intenta mostrar con esto, que la literatura de lo abyecto lejos de ser un margen menor de nuestra cultura; es la codificación última de nuestras crisis, de nuestros apocalipsis más íntimos y más graves”. (Rojas Pachas, Realidades Dialogantes, Cinosargo, 2009)


En los lindes de lo fugaz se busca el origen y destino del arrebato, la desnudez en la falta de cordura.


“En que territorios reposa la memoria / Si este sueño es un sendero de arrebatos”

(…)


“El exilio me sepulta /En las mismas penumbras / Desnudo y desquiciado”

(…)


“Hay mareas mentales / Inquebrantable elegía / Eternidad que golpea los acantilados de una tarde”


Todo lo enunciado hasta este punto en la lectura que podemos hacer de Edificaciones Trashumantes de Saldívar se sintetiza en la cita que abre el poemario. El autor valiéndose de lo dicho por Södergran reafirma en cada verso la siguiente máxima “soy un paso hacia el azar y la ruina”


Juego intertextual que se extiende entre cada epígrafe pues allí reside un sistema de correferencias implícito que opera sobre el entendimiento que el lector empírico puede hacer en la búsqueda de sentido, la voz de Borges por ejemplo resuena al inicio del poema III y dice “No nos une el amor sino el espanto”, concepción Borgeana que sin duda complementa las ideas esbozadas.


En claro queda que el pegamento que mantiene firme y da sentido de unidad al universo como lo conocemos, es el miedo. El terror es la argamasa de aquella amargura y orfandad del ser, la raíz de todas nuestras crisis y victorias.


Por tanto la dispersión del ser que tanto grafica y expone en sus versos Edificaciones Trashumantes, se revela de pronto aglutinada pero por una incertidumbre oscura y horrorífica. Otra vez la idea de fantasmagoría y lobreguez acompaña la realización del tiempo y espacio en el universo que poéticamente Saldívar nos dibuja, por ende incluso en la invocada uniformidad, orden y organización, en aquel “insoportable concierto de las horas” reside una materia oscura que multiplica lo pasajero de estos diseños /organismos.


Estructuras/sistemas trashumantes que podemos ampliar en su conceptualización pues reúnen no solo el cuerpo y mente humana sino todo sistema con variaciones, normas y nexos interdependientes, lleno de elementos subordinados y en constante comunicación, lo que a su vez permite pensar en el derrumbe y precariedad de comunidades completas, ciudades, edificios o el lenguaje, las tipologías y los géneros, al tratarse también de diseños y edificaciones.


“Igual que una incesante ola / Un verso se hace y se deshace / Como un nudo / Como una cópula”


La connotación de la obra se expande y la escenografía de la desidia y desazón alza de forma amenazadora aquellos objetos, esos cuerpos sujetos con su violenta imposición de lo precario. En los rostros y las dimensiones aplastantes todo revela sin excepción el paso de los días, los movimientos y el tránsito, la vuelta, el traspaso de una página de un estado de letargo o avidez a otro.


“La desidia prospera a su libre albedrío /Esa perseverancia incierta de los días”


El ser transpuesto, transido, transportado genera una sensación categórica para el lector, de modo que la poesía de Saldívar lleva esta inquietud al plano de lo metafísico y nos presenta más que una verdad, lo posible de esa realidad que todos somos o ignoramos valiéndose del poder del lenguaje y la perentoria afirmación que otro diseño fantasmal como el código lingüístico puede hacer precariamente de sus usuarios y detentadores.


Es una especie de auto observación, de reconocimiento de la propia finitud que asociamos al epígrafe que Cisneros le provee: “Yo corrí con ellos, yo los vi correr” o sea yo soy una edificación trashumante y vi a otras edificaciones transitar. Por tanto esta osamenta que es una fabula, un cuerpo y mente en fuga consciente leyó, miró y entendió la realidad de otras entidades igualadas en la precariedad.


Discurrir en el que no sólo nosotros como seres pensantes vemos la realidad y la nominamos condicionándola, todo va sucediendo, los recuerdos, los sueños, las horas, las nubes, las olas, los lugares en la perseverancia incierta de los días. Voluntad que posee la desidia y ante la cual todo crece como un compendio de la fatiga como una tarea absurda, llena de artificios y artefactos para los cuales nosotros también somos objetos, usuarios usados, parte del dispositivo atado por su diseño y predispuestos nos ubican en una sala entre paredes con una rutina y formula, con un horario y plazos a cumplir.


“Aquí me tienes /Secándome/ Como esa ropa tendida en los techos del mundo”


La batalla digital es la prueba, tareas cotidianas para ese organismo, lugares comunes, afeitarse, sacar la basura, los juegos, el trago.


Todo caído, todo desmoronado y reducido a lo insalvable, el árbol, el corazón, la vigilia, que corrompe el sueño, la nostalgia que invade el sufrimiento, las imágenes de la agonía y la adversidad, se trata de una roca inmensa que se empuja para volver a caer, una carga terrible o una herida que no cierra, y vuelve a dividirte.


“Y la memoria se precipita / Como una invasión de hordas sanguinarias / Convulsiona la precariedad de antiguos avatares”


Sostenidos por el dolor, unidos por el espanto aquella rutina inexorable prefigura la imagen del cansancio en los muebles y paredes bajo cierta luz que revela la fealdad del mundo que cargamos y empujamos desde el vacio hasta el vacio.


Al final retornamos a los intentos de escape, esas resistencias o batallas que se libran contra lo promedio, contra las pautas de la realidad y sus armadas directrices. Escapismo imposible e inútil de las paredes que comprenden al propio ser. La compañía es una de las formas, una noche de poesía nos cuenta Saldívar en Tabaco y Ron, una excusa para concertar la miseria y el dolor, para tapar con placer y ritmo orgiástico la carga, ritos noctámbulos, travesías por parques, calles, formas que decantan un sentimiento generacional de tributo al fracaso y autoconsumo.


Como diría Ginsberg en Howl: “Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo, hipsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua conexión celestial con el estrellado dínamo de la maquinaria nocturna” o más reciente Bolaño “ Y los oí cantar, los oigo cantar todavía, ahora que ya no estoy en el valle, muy bajito, apenas un murmullo casi inaudible, a los niños más lindos de Latinoamérica, a los niños mal alimentados y a los bien alimentados, a los que lo tuvieron todo y a los que no tuvieron nada, qué canto más bonito es el que sale de sus labios, qué bonitos eran ellos, qué belleza, aunque estuvieran marchando hombro con hombro hacia la muerte, los oí cantar y me volví loca, los oí cantar y nada pude hacer para que se detuvieran (Amuleto 2002)


En conclusión, estos cuerpos y espacios vivos que fluyen en rumbo mutante a su ocaso, podemos verlos de manera general como organismos y de acuerdo a lo que Saldívar expone, vinculados por la materia prima de su desgarro, juntos y comunicados en la desazón, el desencanto inefable de lo transitorio y pasajero.


Un ejemplo base es el del siguiente verso. “Y el tiempo resbala en esos avatares / Como una lágrima que ya en el suelo / Es un despojo que sencillamente se deshace en nada”


Lágrima que tanto puede significar y aglutinar como un reflejo material del espíritu, del dolor, sin embargo se pierde en un charco demostrando que somos pasión inútil, esperanzas arrojadas a un vacio de la cotidianidad que nos iguala y nos devora y el cuerpo como mortaja y receptáculo opera cual motor de lo absurdo y violento.


“Esa imagen frenética de andar violentos / Ensayando la semejanza brutal e inquietante”


Nacemos entonces para morir y también para devastarnos y nuestros mundos tanto internos como externos, nuestro subconsciente y las redes de una urbe o la virtual red que nos comunica sólo son imágenes, fabulas, representaciones de esa osamenta que tampoco pasa más allá del espectáculo de su propia degradación.



Autor: Daniel Rojas Pachas.


Bibliografía.


Saldívar Bolívar Oscar, Edificaciones Trashumantes, Cascahuesos 2007

Lastra Pedro, Leído y anotado: Letras Chilenas e Hispanoamericanas LOM 2000

Rojas Pachas Daniel, Realidades Dialogantes Cinosargo 2009




Fragmento de poema de Daniel Rojas Pachas: Revelación de María (Fragmento - inédito)


Revelación de María (Fragmento - inédito)

No avanzar,
abrazando la intuición de los mudos era la nueva promesa
y se dejó hundir
besando a cada muerto,
saludando la crisis de nuestra era en las manos y torsos acorralando su respiración.
Y le creí –perder es nuestra consigna -

El amuleto que da molde a la orfandad que nos corroe
–Suéltame fue lo último que sus ojos pronunciaron
y en la escritura
lo vi partir como una balsa hecha de cadáveres.

Su cabeza envuelta en un saco, mi hermano pequeño, la silueta del perdón,
sustrajo mi palabra de aquellos derroteros en busca de un hogar
aunque no supiese que es tal.
¿Pueden trazar los caminos de regreso, la bitácora de un dilatado adiós?

Y con sus huesos a cuestas
como la única seña de un pasado y raigambre
comenzó el peregrinaje por rutas insondables.

Y vi a los grandes profetas del último tiempo
vender sus vidas por un texto que les significara mil más.
Los vi cruzar fronteras condenadas
y congregarse en las catedrales de todas las ciudades del mundo
buscando mujeres que entendieran su sacrificio,
que secaran sus lágrimas
estando dispuestas a otra ronda.
Los vi atorarse de pastillas para cuidar la noche
traficar momentos
y moverse en busca de un depósito
lo suficiente oscuro
para leer como una manada extinta
las líneas finales de su pueblo
y los acompañaban las sacerdotisas,
bellas, jóvenes
entregando sus cuerpos salvajes por un verso
y todos andaban
con sus libritos de oraciones bajo el brazo
repitiendo entre murmullos
el mismo juego
palabras llenas de tierna cólera
oníricas aves y viajeros trasnochados
con nuevas viejas maneras
de quebrar la piedra del molino.

Autor: Daniel Rojas Pachas

Más textos consultar en los siguientes links.

http://urbanotopia.blogspot.com/2010/01/daniel-rojas-pachas.html


http://www.artepoetica.net/Daniel_Rojas.pdf


Muestra de Gramma




respirar puede ser un fracaso de Yamila Greco nuevo poemario publicado por Cinosargo


"respirar puede ser un fracaso" de Yamila Greco nuevo poemario publicado por Cinosargo


Revista y ediciones Cinosargo tiene el enorme placer de presentar como parte de sus publicaciones la versión digital del poemario "respirar puede ser un fracaso" de la autora argentina Yamila Greco. Podrán encontrar más información de la autora en su web personal.


El libro puede ser leído de modo integro o descargado en los siguientes vínculos.


Leer o descargar


Poema Cuadratura de Daniel Rojas Pachas

Cuadratura. (Texto Completo)

Publicado en GrisAzul, Editorial Dragostea 2009 - Recopilación de Literatura sobre el viaje.


Creo en mi corazón, en que el gusano
no ha de morder, pues mellará a la muerte;
creo en mi corazón, el reclinado
en el pecho de Dios terrible y fuerte.
(Gabriela Mistral – Creo en mi corazón.)

Y aunque el canto que escuché hablaba de la guerra, de las hazañas heroicas de una generación entera de jóvenes latinoamericanos sacrificados,
yo supe que por encima de todo hablaba del valor y de los espejos, del deseo y del placer. Y ese canto es nuestro amuleto.
(Roberto Bolaño Amuleto)


como nómades flexibles poblando un desierto de ambigüedades

estas –siluetas–
carreteras sin destino,
puntos de fuga aparte / ramifican la arborescencia del tiempo…
(((un millón))) miles de kilómetros desasidos
y las planicies…
temblorosos signos graves - han gravado a (((miles))) un millón de hombres, mujeres y niños
en la cuadratura lineal.


fisurando un horizonte


viajero trashumante (((in))) completo… de nuestra nariz mutilando a-cero las errancias
y a los costados; como inmemoriales pasajeros
…caminantes torturan su apagada historia.

Estos espaciales vagabundos

DISUELTOS
como tantos desangrados con gotero… escriben la huella maniática de tu sonrisa;
y entre juegos nocturnos … de una fosa asustada que mira /
mira con usura la irrefractable separación…
nos convencemos;
pero estás ahí y eso es suficiente
con tu acento y tus ojos a medio abrir…
aunque el tiempo… perdido por el miedo sea el gran camino…
muerdo tu cuello y viajo…
viajo a mi propio atardecer.

bateríasaceite polvo de cielos y baterías en la camanchacaal borde cerebral
(((abismos negros)))

sinapsisbaterías, ruedaslodo y dos mil seiscientos huérfanos… plegándose a la mudez ruinosa… la palabra dicha condena la suciausada palabra, esa palabra… performada en su pasovector de simulacros y raíz de alas caídas sin principio; devora en la isla oculta la isla a medio deformar mamíferos… sobre restos;
y ella…
ella…
infantil a cuestas con la esperanza sobre ruedas y el fracaso como amuleto…
sigue riendo al dibujar la incertidumbre y con paciencia los caminos de todos parten de un mismo mal sueño del cual no tenemos intención genuina de despertar y soñados por el resto, la pesadilla es una rutina aprendida y preñada, mascando el fruto de un castrado día sin credo, ni catres donde pasar tanta borrachera mal pagada
y
(((dudosa))))
la barca de cada amanecer con celos al perro vago de ayer y al quiltro amamantado de mañana, siempre traslasiona el cruce de denuncias y fósiles voces demacradas en la otra esquina de la frontera –allí…
nos esperan los perdidos –
en el delirio del espejo –ellos saludan– sin rostro…
LOS NEGADOS AYER!!!
y esas fosas hechas un corredor de adioses; cautivan la mirada entre cada respiro.

de trinchera a trinchera… de asfixia a cintura, de comisura a cierre y de cerviz a medula;
las risas de tu pasado gimen para cada uno de los pecados con que se puede edificar una casa inamovible…. esos ruidos amatorios, confusos no me pertenecen y se acumulan como otro sopor compartido / y en el cartón de éste pecho a martillar compartimos los mismos rostros, las mismas pisadas, la misma cojera, el mismo titubeo y de vuelta en vuelta se van formando las horas de un mismo cuerpo unitario y dependienteeter organizado en su adicción a la censura que todos alguna vez amaron y que fueron el respeto…
HOY.

golpes –nuevas pantallas y máscaras–

nuevas formas de abrir profundas grietas bajo el cráneo que da figura al mañana
mientras las páginas perdidas encuentran un sentido en la opacidad.
Un joven bello y algo estúpido, más bien lindo y genial… espera… reflexiona sin sentido y se pregunta “la probabilidad de la ocurrencia”
el sin sabor embarga su garganta –él no llega– nadie llama –la cita consigo mismo será evaluada como un éxito precoz-
la tan ansiada respuesta en forma de olvido engulle tus ojos encontrado el tan temido infierno, y sigues recitando al padre de Santa María en su cuarto propio con unos (((ecos))) graciosos que apenas pude comprender en el destello de tu mirada que me cautivo desde esa noche que no se repetirá jamás y que como una profecía oculta de mi dolor gimiente dijo, quizá esta sea la última vez que nos veamos… y así fue… pues nunca respondiste a mis llamados…. a mis correos, quedando invalido de los sentidos por no ver más…
y toda –desaparece toda forma desaparece y todo color toda hora y toda decisión en esas fosas que vuelven a cobijar las mismas caras mutiladas desaparecen con cuencas desnutridas… ellas en su
y en tus bordes releo los tiempos en blanco, vuelvo a convencerme de que estoy vivo y eso duele demasiado,
y otra vez viajo en tu demora…
otra vez, otra y otra vez y otra y otra vez… pasan por el frente esos peculiares (((entes))) quizá…. ummmmmm no sé como llamarlos, personas parece tan poco para tan poco
y no sé si son una fábula o diez estelas,
veinte espectros vestidos lanzando bengalas para nadie en la perdida latitud que ignoramos por comunes
–esos ocultos viajeros de siempre–
sospechosos en su tardío devenir;
siguen rumbo aunados en su belleza…
confiando en la juventud de lo agrio que no alcanza a ser odio aún;
ella, tú, aún señorita de todos los días, en tanto esperas, ellas siempre esperan –por eso estoy aquí- una vez más… repitiendo este placentero juego de repetir fracciones en sitios que ya derive… con la cara hecha jirones… están ahí, reescriben mientras unos pocos disfrutan, excitando su deseo, pero a este mundo de falsedad en la memoria ¿Quién lo consuela?
Al relojero de cristal en la historia ¿Quién lo escucha?
manteniendo a tientas los mecanismos secretos. ¿Quién me ama?
(((cada cual piensa sólo en función de su realidad. Una señora mayor, una anciana en verdad; se pierde en una pequeña feria, los más jóvenes ríen; los pies de la vieja están a punto de estallar. Morirá ahogada en el laberinto de dos pasillos)))

Y el cirujano esa polarcarnadura de las metáforas, es la careta preferida de mi padre engullendo a cada crío falso que una diosa vengativa le achacó… engaña así su retórica de sones y lo cuenta como la gracia más normal: –una muchedumbre, muerta, un jardín lleno de fetos que son su remordimiento más básico…
siempre duro mordedor y ultrasombra podrida de luz, hembra con tres urdimbres tuyos–tuyas y míos… de todos esos nexos artificiales, dislocaciones repitiéndose al vacío como un chasquido en la noche mientras veo las grietas del aire girando entre medio de todo discurso con un magnetófono descontrolado…

y
“EL INSOMNIO”

sigue siendo un vicio desgranado que alimenta este placer de falsear los versos;
la ruta escénica y un respiro entre tanta puerta abierta,
que a fuego… a fuego cruza la médula barrera como un (((eco)) submarino–
y todos a coro dicen después de escuchar y no entender, al buscar el sentido de la búsqueda
él a ella y yo a mi mismo; emulando ser todos un nosotros sin engañar a ninguno a fin de cuentas
sí, es sólo uno solo
no, solo es uno sólo
y al fin dos hacen el monótexto de su logos, emanando lo indecible y la continua declamación que se prolonga hasta que la noche (((inerte-incierta oscurece))) y cae…
quedando en pie, un único comensal
más que por convicción por inercia; listo a hacer plausible cada punto final…

saltar de un párpado a otro

forzando a desdibujar la última señal del dolor
que otros, muy distintos a ti
no suelen atender…
pues el sueño, ese sueño, es la irreal conexión y nadie sabrá que decir…
¿tú qué crees?
les parece una señal adecuada, una saludable confidencia rehusar al futuro y el diálogo.

Atada de muelas en su habitación

las marcas hacen efecto
estaña el suelo que usa de cama
y rompe el compás de sus intuiciones
me son ingratas todas al resto del órgano, los mismos canales hacen insostenible una lucha perdida… mucho antes, situada en los derroteros, incluso antes de que el tiempo fuera pensado.

“El sueño ha terminado” repite la prensa

y el vibrato de esa frase en todas las lenguas al unísono,
recitadas como un padre nuestro golpean con crueldad,
y me hacen repetir,
mecánico mientras veía esos árboles -plantados a la fuerza en el desierto como piezas desaliñadas en un tablero irracional- Una lista caótica de nombres,
rasgos desesperados de identidad
-un horrible hábito la autoría dijiste cuando nací, para excusar la falta de bautizo: Duchamp, Joyce, De Chirico, Bacon, Desnos, Jarry, Queneau, Rokha, ummmmmmmmm Calderón, Emar, Prevert, Tzara, Marinetti, Genet, Adán, Arrabal, Carrington, ahhhhhhhhhhhh Moro, Pound, Inclán, Beckett, Vallejo, Lihn, Pavese, ehhhhhhhhhhhhh Kafka, Verlaine, Cage, ummmmmmm Bowie, Burroughs, Thomas, Papasquiaro, Perec, el desfile hecho un carnaval enorme, desnudo carnívoro e insultante desayuno… caí en cuenta, las trampas de la memoria, el sueño agrio, madre de todos los esperpentos(…) Estaba en casa (…) y tú… estabas dentro mío.

Autor: Daniel Rojas Pachas.


Basamento (Gramma 2009 Cinosargo)



Basamento (Gramma 2009 Cinosargo)

“He visto un lugar remotísimo habitado por elefantes regios”

R. Arenas.

cerdos puercos siempre amigables extasiados hermanos en la orgía de bellos ascendentes visionarias glorias porcinas delicadas con pequeños toques de pezuñas embarradas delirantes deslizando su rica grasa por el rostrocintura de efebos marchitos y damitas de piel podrida cuanto divierte someter a las bestias de la noche en la cuadratura escéptica y pintar a bofetadas de miel la carita de esos pobres muchachitos orgullosos jugando en los tableros del frenesí sosegado aunque no lo sepan todavía y al mover sus tripas extasiados aunque crean realmente moverse y ser grandes genios como esas chiquillas perdidas con sabor a cítrico asilo del alma sus movimientos no se quedan atrás y más perdidas que entre las garras de papí en las calles se anexan a estos dedos multiformes con miles de caras a elección como un apéndice de mugre obsesiva negrura del cielo devorado a mil mientras la radio no para de repetir ggjjjgjkgkgjgkgjkgjjgkgjkgjgkjgkjg y ellas lloran en un rincón olvidable supuesto y la mafia grosera pudibunda de vez en cuando nos sorprende a todos con un mártir algún conductor de taxi o pornógrafo redimido la intelectualidad es el mal más delicioso en este canto que nadie escucha que nadie debería pretender escuchar y menos entender lo puedo ver en sus ingenuos e ingentes rostros buscando un sentido a una práctica tan antigua como la prostitución de las palabras que nos llevan a todos cuesta abajo y arriba y abajo y arriba y por un lado u otro desconocidos todos cabalgando cuesta abajo y arriba y abajo y arriba y por un lado como sacos de mierda directo al fondo de los placeres redimidos y al empezar a prometer nuevas maneras de no entender, al hacer un tour de infamia por las calles en que se reparte leche y pelotas de plástico barato yo fui mordido por canallas y fui el dolor de este país que con cueva es un paisaje con nombres a escoger del tacho de la historia continua como un dodecaedro misterioso e impronunciable pero luego más cochina que los ribetes de su boca y la colección de ets que estamos vendiendo en cada beso mejor vamos a la última cena que tendremos saca esas toneladas de aluminio para devorar desde el dedito izquierdo hasta la cabeza del reino callampero el falo de todos los días con cada comensal de hierro roído por los caninos como misiles de un almacén allí un chino tuerto va etiquetando cada nueva punta de fuego como si fuera queso gruyere del supernucléico orden de todos los santos arrobados en la digital matanza que ya nos tiene el culo cuadrado de tanta noticia y sátira a la verdad mejor vestida que esos desnutridos amantes que siguen bailando pesados y pasados allí en la pantalla redonda de líquidos robados de no se que roca universal y mis calcinados bostezos que ya no son míos por que fueron educados al nacer en los bostezos de profesionales del sueño y a mi me mordió un perro llamado desenfreno rompiendo el iceberg invertido que todos llaman fábrica de progreso y generosidad con indiferente recelo y gracioso devorar de oxigeno arrojado desde el más allá vanguardia boom en un infinito coqueteo con los reyes de cuatro pedos enlutados en cada utopíamachetera a la moda lista a dignificar al hombre luchador con nuevos trabajos para la mesmedula creativa con sensación de esa gastadita proclama que para todos tiene un significado distinto: igualdad.

Poema Basamento por Daniel Rojas Pachas.

VII
Basamento

“He visto un lugar remotísimo habitado por elefantes regios”

R. Arenas.



cerdos puercos siempre amigables extasiados hermanos en la orgía de bellos ascendentes visionarias glorias porcinas delicadas con pequeños toques de pezuñas embarradas delirantes deslizando su rica grasa por el rostrocintura de efebos marchitos y damitas de piel podrida cuanto divierte someter a las bestias de la noche en la cuadratura escéptica y pintar a bofetadas de miel la carita de esos pobres muchachitos orgullosos jugando en los tableros del frenesí sosegado aunque no lo sepan todavía y al mover sus tripas extasiados aunque crean realmente moverse y ser grandes genios como esas chiquillas perdidas con sabor a cítrico asilo del alma sus movimientos no se quedan atrás y más perdidas que entre las garras de papí en las calles se anexan a estos dedos multiformes con miles de caras a elección como un apéndice de mugre obsesiva negrura del cielo devorado a mil mientras la radio no para de repetir ggjjjgjkgkgjgkgjkgjjgkgjkgjgkjgkjg y ellas lloran en un rincón olvidable supuesto y la mafia grosera pudibunda de vez en cuando nos sorprende a todos con un mártir algún conductor de taxi o pornógrafo redimido la intelectualidad es el mal más delicioso en este canto que nadie escucha que nadie debería pretender escuchar y menos entender lo puedo ver en sus ingenuos e ingentes rostros buscando un sentido a una práctica tan antigua como la prostitución de las palabras que nos llevan a todos cuesta abajo y arriba y abajo y arriba y por un lado u otro desconocidos todos cabalgando cuesta abajo y arriba y abajo y arriba y por un lado como sacos de mierda directo al fondo de los placeres redimidos y al empezar a prometer nuevas maneras de no entender al hacer un tour de infamia por las calles en que se reparte leche y pelotas de plástico barato yo fui mordido por canallas y fui el dolor de este país que con cueva es un paisaje con nombres a escoger del tacho de la historia continua como un dodecaedro misterioso e impronunciable pero luego más cochina que los ribetes de su boca y la colección de ets que estamos vendiendo en cada beso mejor vamos a la última cena que tendremos saca esas toneladas de aluminio para devorar desde el dedito izquierdo hasta la cabeza del reino callampero el falo de todos los días con cada comensal de hierro roído por los caninos como misiles de un almacén allí un chino tuerto va etiquetando cada nueva punta de fuego como si fuera queso gruyere del supernucléico orden de todos los santos arrobados en la digital matanza que ya nos tiene el culo cuadrado de tanta noticia y sátira a la verdad mejor vestida que esos desnutridos amantes que siguen bailando pesados y pasados allí en la pantalla redonda de líquidos robados de no se que roca universal y mis calcinados bostezos que ya no son míos por que fueron educados al nacer en los bostezos de profesionales del sueño y a mi me mordió un perro llamado desenfreno rompiendo el iceberg invertido que todos llaman fábrica de progreso y generosidad con indiferente recelo y gracioso devorar de oxigeno arrojado desde el más allá vanguardia boom en un infinito coqueteo con los reyes de cuatro pedos enlutados en cada utopíamachetera a la moda lista a dignificar al hombre luchador con nuevos trabajos para la mesmedula creativa con sensación de esa gastadita proclama que para todos tiene un significado distinto: igualdad.


Del poemario Gramma. Editorial Cinosargo 2009.



LXIX de Trilce de César Vallejo


LXIX


Qué nos buscas, oh mar, con tus volúmenes
docentes! Qué inconsolable, qué atroz
estás en la febril solana.

Con tus azadones saltas,
con tus hojas saltas,
hachando, hachando en loco sésamo,
mientras tornan llorando las olas, después
de descalcar los cuatro vientos
y todos los recuerdos, en labiados plateles
de tungsteno, contractos de colmillos
y estáticas eles quelonias.

Filosofía de alas negras que vibran
al medroso temblor de los hombros del día.

El mar, y una edición en pie,
en su única hoja el anverso
de cara al reverso.


Pronto Gramma - Poemario de Daniel Rojas editado por Cinosargo (En papel y digital)

gramma.jpg

Texto por Daniel Rojas Pachas

wave.jpg

Texto

(((ecos))) timbrespaciados coros, largas piernas fronterizas, (((ecos))), ¿…?, (((ecos))), carne, (((ecos))) & olores, ocultos en fragmentos, líneas del pasado, trozos, cuerpos en descomposición, cámaras abiertas, (((ecos))), seductoras células en cada espacio-tiempo……………….. timbre rincón hecho de carne, más carne, cerros grises, (((ecos))) fosas comunes (pequeñas fálicas coqueterías, devoran dulces colores) & espirales ojos, abren (((ecos))) inertes letras, pétreos sonidos – eclosión de mundos que chocan & más carne cubierta de tela (((ecos))) velocidad, violencia deforme -cuerpos sin catarsis –ruidos guturales (((ecos))) inter-ferencia; una transmisión del futuro – un cíclico intertexto -(((ecos))) citas, ficciones verdaderas entrepiernas sudorosas, botellas, carne (((ecos))) desde infinito dolor, olor, fragmento invisible, carne del trans-seunte inmóvil (((ecos))) memoria (((ecos))) poetas, desgarro textos en una cámara de (((ecos))) en cada cuarto abierto.


Autor: Daniel Rojas Pachas.

Cuerpos (Versión I) por Daniel Rojas Pachas

5-3-2009 20.3.29 1.jpg


Cuerpos (Versión I)
La verdad tiene sólo una cara: la de la contradicción violenta.
Georges Bataille.



Esta noche, la última, plagada de satélites en llamas y gritos incoloros, el silencio, empuñado en su párpado gris, suma del fracaso va gimiendo en cada boca naciente, gime en el sabor de cada crió reptando, forzado, devorado por la máquina y el furor de esa palabra unidimensional, artificiosa y plana como la retina de acero y fibras tentaculares… abismos de hambrienta silicona, enemiga torva de todo movimiento, cazadora de todo percibir, guillotinando va, imponente como la mano de un gigante jugando entre sonidos o códigos a desatar su cólera desnuda sobre pequeños hombros frágiles, ramas, nuevos significantes del dolor hechos cuello… lábiles sollozos, manos, tos, pies amoratados… ruidos de motor… blancos ojos, ríen bajo las nubes.



Autor: Daniel Rojas Pachas.


LimiNHable por Daniel Rojas Pachas


LimiNHable.
por Daniel Rojas Pachas
(poema inédito de Grama)







Dígito -------------------------------------------------- Carne

probando los rincones dolientes:

: tu cuero

vaporoso

termo-dinámico

en mis piernas retractiles
y abierto ____________________________ CALCINADO
tu acuoso altar y húmedo rechazo
sentencia sorbiendo embebido, la bilis de cada óptico palmo.
Fundiendo con CADA mudo silencio,
movilizado
pal – pan - do
la insinuación agobiante
la torpe asfixia;
nuestra
un poco de todos
un poco suya
de-cadentemía --------------------------------------------------------Y
liquidable mierda: PRECIOSA COMO TU SONRISA GRISintensa en la noche luminar
y las estrellas, feroces de tu ambigüedad feroz cuelgan como y sobre ese pollo

que robamos del mercado para devorarnos entre sus tripas de sexy; sexy esternón metálico
tecleando CADA pelo
CADA mancha
CADA peca y frágil fisura con CADA pudicia reventada para el ojo en sangre, ardiente y per-formada caída.

“La conexión intravenosa:

:sigue latiendo con dulzura”





Daniel Rojas: Circular. (del libro inédito - Grama)

4.jpg




Errante,
bárbaro,
Disquisición vagabunda para la escoria común…


((palabra))
se oculta, enmascara, conspira y fragua


“papi, podemos ir al parque esta vez”



El perdón de todos los adioses sin sentido
Violáceos golpes
y
duros Silencios


“Cállate, cállate mierda, hasta cuando cresta me obligas a sacarte la chucha, que no vez que no me gusta, pero es tu culpa, tu te pones ahí y no me dejas otra opción, no vez que no quiero estar aquí. Por qué me obligas”



En la erótica mitad, lo expuesto,
en carne viva,
hambrienta,
malsana,

Degollada hiede a trago, cuando hermosa tambalea su timidez,



“Creo que me gustas, un poco, aunque no lo suficiente, a ver date vuelta y muéstrame tu cosita”



rencor e ira con patas en forma de rosario, corrijo, corriendo va como cangrejo descascarado

hundido
Y SUFICIENTE, COMO TODAS LAS DEMÁS,
SANGRA AL CALOR DE LOS DEDOS

Se derrite / sobre millones de impasibles vientres voraces / se vuelve espuma.

y su mediodía -Definido entre tanta liquida navaja de frescor y en un tamborileo de brumas en forma de cemento y vidrio,

La ciudad, conventillo de disímil luz, de infabulable solución



“Así, eso, mátame, de una vez, rómpeme”


agrietada pierde la constancia, como el ceniciento humor de aquella arabesca niña, gastada, tan sucia y que hay del intelecto paterno. EN VÉRTIGO AMBULATORIO RÍE, SE MUERE A CARCAJADAS Y ACRIBILLA A OTROS CON SUS DIENTES


“Puta, estoy harto de la gente, los odio a todos, si pudiera borrarlos, vomitarlos a todos, empezaría contigo”



Sin voz ni ojos, las calles de latex rosado, producto del encierro y la pulcritud sensible, la cárcel de miradas, esa otra, otra en la sensación diluida y aunque sensata, puerca…

Puerca al mundo y su reflejo de vil computadora,


“Madre, si tu vieja culiada, cierra esa puta puerta y siéntate de una vez carajo, vieja hueona porque no te duermes y cierras el hocico”



Con aperfilado cristal y angustia misógina, dirime por debajo de los senos tanto profético sudor de hembra intemporal…. Nos baña y consiente…

Y en el cuello, las tumbas de mil perros heridos se acumulan, el orgullo, pudor y sarna de animal despellejado con infantes ruegos, recoge la tirana invitación, la comodidad del catre… de tanto viejo de mierda. La barbárica Devoción



Errada


y tantas como ella y yo

Yo


Error


Yo

Yo busco…

Esos (((ecos)))
sub-vertidos,
consonantes ciegas… Cerrando el Circuito…


Autor: Daniel Rojas Pachas




Ensoñación



http://media.ohlog.com/carrollera_francis-bacon-autorretrato.jpg

Ensoñación


Ebrio – Lúgubre (((encanecido de ardor)))
Un hilo de miedo quiebra aullando el detritus de tanta curvatura
tanta calle macilenta
coloreando en bruto “extenuada” la pendiente luz

-La niebla-
(oculto-verdadero en una tarde perfumada por oasis de ruidos y sales de inocencia)

-El humo-
(ensoñación de un alto y pierna gorda llena de cicatrices como un mapa del tiempo)

Los flexibles líquidos
escurren dedos sobre el cemento herido
y aquellos pies al viento
cercenados acompañan las corneas infantiles
“la cacería de nuestros hijos devorando en los pliegues delicados
la planicie del fuego”



Autor: Daniel Rojas Pachas

Mudo un poema de Daniel Rojas

francis-bacon.jpg


Allí (…)


reposan muertos, los humildes hijos del silencio,


sonríen,


al fin; hechos un nudo,


sumergidos en su propia isla,


el paisaje de su ayer.


COMPLETO


también ríe (…) en su ínfimo cielo,


A CARCAJADAS – DES-CAS/quetadas


y la (((eclosión))), corona de multitudes


forja la irreal santidad:


TÍSICA


ONANISTA


AUTOCONTEMPLATIVA


Propia de la “general” reprimenda… sí ((((laba)))) deaquellos jóvenes y


EXPLOSivosegos


Los poetas del mundo-novismo “presente”,


difamando a sus padres…


devorando sus restos abortados,


lamiendo las llagas…


de sus cortes autoinfligidos… como hueca, mutante, informe,amante rebelde, genial, periférica guerrera, analfabeta, olvidada letra… que///”romantizaal enemigo”/// y en cualquier intento de performance perfuma_DA, maquilla_DA,encasquetilla_DA…. Se repite ab eternum en el cliche infame del DA_DA a la Mo-DA_DA.


EL LENGUAJE INVISIBLE – IMPRONUNCIBALE – TAN IMBECIL COMO MUDOE INSERVIBLE – “SIGUE SIENDO EL “noble” DESAFÍO”





Autor: Daniel Rojas Pachas.



Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno


POST-THIS: por Daniel Rojas

van_Velde.jpg

POST-THIS: UN POEMA DE DANIEL ROJAS.



Encaldera / cósmica, cómica, agotada – dormida / trajinada, lectora violada, compungida en el síncope del pentafasmal/

Pentasmagoria gramificada de agonía /
mi propia agonía – son-ríe – ente – son- ri – ente /
en el grama que ramifica y dilucida y resiente

qué siente, tanto pre-siente, presente que infiere;

interfiere video/jugueteos

de Mac –Donald Duck o el Mac–ondo de Gabo y su garbo explosivo; que boom,

boom, boom, boom,
implosiona;
Mi/
El/
La/

Parricida / fraticida / homicida intensión, intentio, dispositio, fabulatio, contra-afirmatio y el revisionary-ratio agonal, pentagonal – pentecostal de vanidad y llanto;

con un occiso sin cuerpo: LA POESÍA NÓRDICO/ SUDACA
cruzada, agotada, dormida/ trágica-pareada, blasfema-toria
sucia
muy cochina
sórdida como la vegija muerta de esta esfera –circunfera –
fera,
fera,
fera,
fiera en la feria reticular;

una retina viva, flagrante, movediza de oclayo omni-onani-ovni-homi-SIDA

de AmÉn-Rica – que cómoda- acomoda sin boca, mano y poética analfa-beta

la- gamma-analfa; que a males muta-superar la carne y el asado popular –

El tiempo y servicexpress;

qué original, este vate;

pascuense/
florense/
nerudolente/
que doliente adolescente.

Sino que sufre la vanguardia, spot post sublimación de cada logo-centro, óptico y

pan-mural de alto cuello –EL “ÚNICO” poema original my fiend friend ;

es del poeta muerto en combate, bien enterrado, podrido- auto apareado

post-escritura / post-autoria: AUTORIDAD post-MELODIA INDIE-GENTE- RockSTAR revolution, REVOLVER y GUERRILLA

MEJOR post this (…)


Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno

Virus: Un Poema de Daniel Rojas Pachas.

crucifixion_33.jpg


Un Poema de Daniel Rojas Pachas.

Virus.



Virulentos, prosaicos, rumiosos,
los críos descansan entre baños digitales
y la noche de Cien-fuegos estrellados (…)
revienta la garganta de tanta pobre muchacha (…)
“dulce gimiendo contra el parabrisas trasero”
y se repiten, graban, la cinta vuelve atrás, un percutor, un clic
y ruedan en su esfera.
Cada recuadro,
esquinas apacibles de la sombra pura de tu infierno (…)
La durmiente se consuela entre cada pierna
y entre aquella brasa ruinosa de celos
en que maltrechos ojos,
macilentos brazos desgajan la flor de las edades con un mapa hecho de insinuaciones
las delicadas perforaciones del mal llamado “honra de doncellas”
pudre cada deliquescenia con amarga confusión de hibernaciones.
“No puedo reconocer ni mi propia piel”
ni la identidad de cada parte noble: Mudan las heridas, intercambiamos quejas sensoriales, telepáticos gestos (si es posible), con gargantas heladas y saltos de cada mugir de dedos encriptados, enfurecidos por las metálicas orugas y las cuerdas en que descansan tus uñas que van cosiendo mi subrepticio orgasmo y el rey de los putos, tu rey, el de todos nosotros, pálido como siempre, te espera y tiene en su cohorte a cien caballos de cien pretéritos cuerpos que han perdido su delicadeza y los úteros gozan confusos y tus señas brillan, ríen con la locura del beso y herméticos babean la suculenta cólera, madre hecatombe de tu patriarcal ceño, clausura, silente ronda y simulacro de venas dando latigazos a los sables del público perfil y muertos, muerto, muerta la codicia, oblicua se agrieta el nexo informe.


Autor: Daniel Rojas Pachas.


Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno

Locus Pocus

eye-scapes-12.jpg

Locus pocus.


Un Poema de Daniel Rojas .




A ti,
tiempo, padre,
fuego,
ausente padre,
devorador de críos, planetas y renacuajos.
A ti,
Castrador de días y universos
¿Por qué?
Por qué tanta copla y alabanza,
tanta gloria, llanto y totémica elegía,
si hay tanto hombre
desfallecido,
criado por madres y abuelas,
y por qué tanto crono, falo y logocentro,
lleno de templos y rayos
con tanto ígneo designio marciano,
apolíneo, curvo y metafísico
con huérfanos que recitan a Nietzsche,
en cada paso de su sucio trapo.
¡Dime!
Desde tu imponente esquina, llena de diluvios y reyes femicidas
¡Duerme!
En tu trono de vellos ensortijados
y voyerismo que crucifica en el Gólgota,
a hippies harapientos.
Háblame de tu cáliz y diezmo.
Cuéntame de aquel ejército de gospel y pecado…
Si hay tanto pobre bastardo,
blancas generaciones gimiendo cisnes,
música sin ritmo y letras hacia
a
b
a
j
o
como la caída del piloto Kong
y el discurso misil que va rezando:No se preocupe my fuhrer, mi señor, Dios de la global anestesia.
Aprendimos a amar la bomba y cantamos con Doris Day,
el fin del globo, Que Será, Será,
y su languidez, siniestra recorre la muerte pura de la R.A.E
whatever will be, will be

y al cuerno de la abundancia el senado, los caballos de Calígula, y la pulcritud sintáctica del formalismo ruso, cualquier manierista manera, parirá el ingenio emoticon, para poner de moda el rococó y a San Cordoba de las Soledades.

Con chasquilla o sin ella, el glam manco de Lepanto, entre best sellers predica su pasado y el esperpento bohemio,televisado junto a Barbas Jacob…

Y tú, oh señor de los infinitos verbos, entre tanto engendro metonímico, morfinómano, photoshopeado metatexto sin apellido…

Darás un último discurso y simulacro con un ipod en la mano y una burger queen fermentando, y a pasos de coloso y con estúpidos saltos, como en una rayuela desquiciada, veremos podrirse las mejores mentes de nuestro tiempo, jugando al twister de los mil dragones del Apocalipsis,

y en cuatro patas…

en una orgía caníbal, nuestro noble corpus con la pierna enhiesta entre digitales hipervinculeados maestros, sentirá la retina nuclear en la pantalla verde.

El plasma y lcd, no el deLucy in the sky o Jefferson Airplane, aunque podamos descargarlos con un clic leyendo a Tolstoi mientras vemos a Dylan y Ginsberg, como profetas del Homesick blues.

Y en la tumba profanada del tío de On the road, meca sacrosanta, violada por los poseros de siempre, quedamos en pana, calle abajo, más solos que nunca, sin interzona, desierto, volante o escape…. El paso de L.A a Tijuana, es un mero carrusel de niños ricos.

Mimados pijes del prime time en Warner Channel.


Y como cualquier otra pulsación del chirriante ser inalámbrico, viajando en mensajes satelitales, agendamos los diurnos trajines sin remitente o destino, pero con un GPS por barbilla, quizá así podamos definir el destino de esta roca que no deja de girar, aunque este más rodada que cuando Monsieur Pain, trato al cholo que murió de todo y escribió como nadie sobre nada,



y entre nada y nadie...


entre fibras ópticas y tanta genital desidia y publicidad de dentífrico,
nos vierten como starbucks al génesis de un seattle beckettiano
o al london calling que vió nacer tanta pistola sexual de pantalón apretado…

Con furioso discurso gutural y aunque gritemos: fuera la niña, la pinta y la santa maría, como Sid, no Ruy de Vivar, sino el vicioso asistémico: Los silentes cartuchos sin dientes seguirán cayendo como salmos del mañana y en un ragnarok abrir de ojos,las páginas de virus platinado y plaquetas en microchips, chocochips para pastiches y extrañas formas de ejercitar lo intertextual

tejerán el perfumado fracaso de todo intento.
Un circular retorno de revolución floral, vegana, animal, objeción de conciencia sin Thoreau para objetar…

Llenos de inteligencia plástica y soma artificial, la vida en los bosques se carcome como los cimientos de la dizque- razón post-moderna, ultra moderna, Borges moderna, Derrida Moderna, Rorty Moderna y las ranuras omnipotentes de cada poema como herida como tatuaje, como cut-up and Fold-in, como víctima del neo barroso, nouveau roman o la anti-olímpica difamación de: Yo soy el individuo… se diluye en la lejía dividua de Another brick in the wall y ahora, sin dark side of the moon o Heroin to calm down, pirateamos nuestra conciencia y la subimos al flog, siendo alguien con un simple embed <object width="425" height="355"><param name = minúsculos gramos en la topera de Deleuze> o en su defecto y sin script del css o el bendito <html>, no queda más que otro palurdo muñequito de trapo, figura de colección e ítem en los anaqueles y víctima de la máquina de K, no K-Mart, sino el checo que vio más que Blake y Jim en su hotel, cerrando la transmisión de las puertas, cerrando las pupilas, de este lugar sin vida…






Autor: Daniel Rojas Pachas.






Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno


Versal

bacchanal_3573.jpg

Un Poema de Daniel Rojas.


Trans-verso delgado / ceñido / irónica y liso…
En tu piel,
blanca.
Ceniza.
Tendida.
Sabrosa bajo el rito inerme,
la caduca,
placentera…
Tarea de contemplar
y en la tarde, esa tarde desde el fondo, entre lo ignorado
((((Sabes bien está allí))))
Porque fue el segundo y el universo
Y en su abismo lleno de palabras que sobran y hacen falta,
la razón agrieta la calma en grito y
una y otra idea,
con cada furiosa mirada,
esquiva las penetrantes risas…
Esquivan la vergüenza,
la culpa,
la codicia de tu dedo y tu arte sin cara…
Aunque sabemos ambos, cual es la mentira…
y cuanto silencio reclama…
El híbrido macabro,
misterioso,
ensimismado
(((por qué no pudo ser)))
y
(((cómo sería estar allí…)))
Graficando…
Arquitectura la tela de sombras que perforan la red;
Inconexos absurdos, insondables sueños
y nuevas miradas
en cada oportunidad llena eres desgracia…
Entre cada track,
entre cada otro rostro,
entre cada paja mental
de esa gran sala…
inmunda de alteridad y miseria.
Y
los juegos adivinan- lo- notorio
Mutar a disparos, reír, muerto en la calle,
en el pasillo
En tu ir y venir por cada escalón.
Desorbitando lo gris.
Esperando lo gris.
Lo………………………………………………………………………………..¿gris?
Aburrido
Consabido, tendiente a lo mismo
y ((Circundamos el gran pardo esparcido))))))))))) ¿regado?
Envíos consumados….
…listo a volver con notas y cabellos
Desde la anchura y desvío
y nuevamente el llanto del que ignora;
Esa que duerme
Esa que no sabe
en cada palpitación,
en cada memorial de ruinas
cuando tus caderas retuercen el género desprendido de la ilusión
y frustrado… aquel que pensé, era…
Podía llegar a ser. Ya no siente la semilla, gota y magma, esclavizado por el tiempo.

Condenado yerra, duda, la soledad engullida por la máquina / con muda fuga en marcha: Y la vida y como la construye el espectador, el lector sin órbita… Desde la tortura ansiada y la bestialidad [estéril hambruna de mil cabezas germinando en los mil demonios que tengo por mañana]

Repiquetea de noche,
los terrores repetidos que surten el juego,

La catarsis de dar patadas al mundo entero y romper su enmarañanada, escrispada estupidez en cada otro segundo, de esos rostros que dicen quien eres, quien debes ser, qué debes sostener y cuán fácil es mirar y mirar y decir que se ama, que se da la vida, hasta agotar el aliento, plagando con cada respirar los comunes lugares en que la poesía de esta tierra quemada, se devora a si misma desde los genitales para seguir mirando que hay dentro y cuanto vales para ellos

esos
y no para ti

y en furia, sin gloria, escuchándolos repetir su música sin voz, carente de tono, adoleciendo la fuerza, sin agallas, sin nada, llena de algo, de todos y cenizas, cenizas, sólo queda eso… eso… tu resto…


Autor: Daniel Rojas Pachas.


Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno



Poema Cabeza por Daniel Rojas.

Interpretación del artista Montefinale del poema Cabeza.

Cabeza.


Al amigo piedra.

Gran mitómano, padre, abuelo, ídolo de roca. En tu inmensa barriga de atlas, en tu continua barba de tierra y fuerzas ominosas, acoges la pálida y rencor bohemio de superhombre, protobestia y madre infinita. El ramaje de tu pecho, la curvatura de tu amplio mundo pensado, requerido, soñado en tus pesadillas de paraíso perpetuo, rompe como látigo en la rugosa y paciente espalda del imprevisto. La ambigüedad del fusil y carga lluviosa, todas armas perdidas, todas memorias castigadas, en nuestro maltrecho y débil corazón. A tu lado, tú, Cronos de árboles inmensos, heredamos en luz muerta, el pulso pantanoso de tu caminar dantesco. Caminata de toro ardiendo, a zancadas, abrasado a bramidos gruesos, resquemores gimen y en tallos que la retina no alcanza, no dibuja, ambiente por atmósfera de crecidas Leviatán, caen como pélidas señales de tu prosa, caen los genios de tu boca sobre cada ruta y pasaje venturoso, aquellos relámpagos calientes, fijos obsesos, neuróticos placeres que liberan del camino injusto, denuedo parido en la mafia del perdón. Consumidos, calcinados, por tu baba de Satán, pasión de fuego obsidiano, pasión de demiurgo ambiguo y portentoso escritor, creando al cielo con una metáfora de hielo y salto de agonías, jamás cegado ante los mares, nunca indiferente ante las criaturas y fantástica paridera, aún no escrita en tu evangelio de terror… Como Zeus encorvado, Como Gilgamesh satisfecho, los truenos de tu cabellera placida y los parásitos de tantos rincones olvidados, recogen en pedazos, a cada huérfano marchito, nosotros, poetas desperdigados en la clepsidra sin cuerda, locura bendita… Reclamamos el sello de tu sangre imperial, maestro dionisiaco, carnavalesco y epónimo conquistador del llano. Agusanados, pariendo en cada patética sinapsis conquistada por el miedo local, la mediata razón y esclavitud de lágrimas… el ruidoso huerto es nuestra mansión… Y castigados, en la metamundana oquedad del diario trajín, somos tejedores de tu cobija, reposo para las uñas astilladas y tu gula, hambre de montaña alegre, ingesta de tempestades, la piedra digital de este Sísifo devorado por sus desviaciones, bastarda prolongación y amplitud de tu futuro Partenón.

Tú, Prometeo anclado en las voces coléricas y fértiles pies de este cuerpo celeste. Luchamos juntos en la comunión del solipsismo pleno, luchamos contra nuestra propia ración de brebajes carcelarios y sueños de fracaso y tú, magnánimo falseador del universo, maestro jugador, anarquista repartiendo la baraja caótica, con tus índices tutelares, tentáculos de infraverso depravado, enciendes la magia del simple cotidiano, pecador de ideas inconclusas, las llagas del tiempo, la cicatriz marina del liquido horario, inunda las gargantas pasadas, pesadas, tanta cuna y fermentado para tanto críptico verbo desaforado… Inicia el festín de antiguo prostíbulo, camas en hinojos y hebras piojentas que hieden a guerra perdida, a fruto rodando de mano en mano, en los féretros y caldos rompientes. Defenestrado el muladar y la continental servida en bandeja para comensales ciegos, la comida clama un anciano curandero y su sabia rotosa, su oclusa semilla, párpado muerto en el común ingrato ojo, recibe a patadas en las costillas a cuanto lascivo poeta falso, afrancesado mendigo de aplausos y cobarde fundador de mares, pequeño dios y vate burlador de mujeres, apéndice de la academia, anti-negador, anti-hombre imaginario de su cinismo inocuo, se pretende imponer, reinar en un lar de tuertos y tullidos hombres, la furia de tu rojo canto, de tu hades golpe a la quijada, libera de emoción la soledad, el bramido, ese infernal rugir que no acaba, hasta que acaba al principio total.

Cabeza - Del poemario inédito GRAMA.

Poeta+arica, poesía+ariqueña, escritor, Daniel+Rojas+Pachas, carrollera, música+histórica, Daniel+Rojas, escritor+ariqueño, escritor+chileno, poeta+chileno
Página 1 de 5. Total : 89 Artículos.