Saludo


Pistas de mar calmo, grandes huertos, en que cada
palma cascada, revienta mi ceño fruncido.
Al máximo.
El sonido descuella por la garganta inútil
y la tonta reverberación, de aves quebradas
por ese azul infame...
Enfermas telas, rumiando el amanecer
con espanto
y algo
sólo a veces
una pizca
de ternura.



Daniel Rojas P.


Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado.